Sígueme en

Instagram Siguenos en Pinterest Siguenos en Facebook

lunes, 6 de febrero de 2017

Pastel poco inteligente


Este pastel le he llamado poco inteligente porque si abren el enlace que he escrito al final de la página, haciendo referencia al pastel de la sra. Cristina Lorenzo del blog Kanela y Limón, se darán cuenta de que el mío no creció lo suficiente para que se notaran las tres diferentes capas. El pastel inteligente o mágico como le identifican otras personas, es un pastel compuesto de tres partes, una parte es un bizcocho, otra parte es un flan y la otra es un pudín. Por lo que he leído es de origen Rumano. Lo original es que se elabora  una sola crema, la cual se convierte en una maravilla de postre. El mío lamentablemente no salió como debería, pero no hay que menospreciar los errores en la cocina, al pastel inteligente ya terminado se le añade azúcar glas por encima y al mío por quedar tan pobre, le he preparado un merengue y colocado en porciones como se debe colocar el pastel inteligente, lo que es de notar es que a pesar de que no creció ha quedado con un suavidad y sabor espectacular. La próxima receta que será pronto, espero que siguiendo algunas de las recomendaciones que he leído, el resultado sea mucho mejor. Recomendaciones que están anotadas al final de la receta.

INGREDIENTES:
  • 8 yemas a temperatura ambiente.
  • 8 claras a temperatura ambiente a punto de nieve.
  • 1 litro de leche tibia.
  • 250 gr. de mantequilla derretida y fría
  • 280 gr. de azúcar.
  • 225 gr. de harina de fuerza o leudante.
  • La ralladura de un limón.
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla.

PREPARACIÓN:

Preparamos un molde rectangular o cuadrado con mantequilla por todas sus paredes y espolvoreado con harina. (Medidas del molde 30*20*6 )
Encendemos el horno a 180º.
Derretimos la mantequilla en el microondas. Reservamos hasta que enfríe.
Calienta la leche y reserva. (Tibia).
Separa las claras de las yemas, coloca en cuencos diferente.
Se baten las yemas con el azúcar y la esencia de vainilla hasta que se forme una crema espumosa. Y por otro lado las claras hasta  lograr un merengue.
Añadimos la mantequilla derretida y fría, la leche tibia y por último la harina y la ralladura del limón.
Mezclamos bien y agregamos las claras montadas con movimientos envolventes. (envolventes es integrar de abajo hacia arriba con suavidad).
Volcamos la mezcla resultante en el molde.
Colocamos en el horno precalentado a 180º durante 10 minuto, luego a 160º durante 50 minutos más. 
Estará listo al pinchar con un palillo en el centro y sale limpio.
Se deja enfriar bien hasta que asiente.


NOTAS:
  • El resultado de la crema para hornear es bastante líquida, por ello es recomendable hacerlo en un molde o fuentes como los Pyrex. 
  • Si elaboran ésta cantidad de la receta, les recomiendo usar un bol o cuenco grande porque sale mucha crema, y a la hora de integrar cuesta un poco.
  • Horneado prolongado a baja temperatura. 
  • Para que el pastel no se baje por el cambio de temperatura, dejar dentro del horno hasta que se enfríe, así conserva su máxima altura. 
  • El pastel no es como los tradicionales bizcochos que se debe verter hasta la mitad del molde para que no se derrame, este pastel no crece prácticamente nada. Pasado los diez minutos tapar con papel de aluminio para que no se dore demasiado la superficie. Hay infinidad de recetas de este pastel en internet pero he elegido la elaborada por Cristina en su blog Kanela y Limón, aquí les dejo el enlace si quieren ver la receta u otras más.
    Desde:
    <
    http://kanelaylimon.blogspot.com.es/2013/03/pastel-inteligente_8.html?m=1>